7 DÍAS GRATIS DE REINICIO

PARA VIVIR SIMPLE Y SALUDABLE

Una vida eco-amigable es volver a lo esencial y tener un acercamiento a la vida natural. Una vida donde retumba la frase de “menos es más”. Pero a veces esta nueva vida se torna difícil cuando todavía somos parte de un sistema que aplaude el tener más y más sin importar cómo afectemos donde vivimos.

 

Dime si te relacionas con algunas de estas 3 situaciones:

  • Llevas un buen tiempo reciclando, pero sigues pensando cómo reducir tus compras, estás ayudando al medio ambiente pero por alguna razón cada vez que vez el cajón de reciclaje sientes como que no estás haciendo suficiente.
  • Tienes menos posesiones, pero no crees estar consiguiendo el estilo de vida que minimize el impacto ecológico que le estamos dejando a esta tierra. 
  • No estás claro de qué es una vida minimalista, tienes mil y una dudas y no sabes ni por dónde empezar. Además, tienes miedo a equivocarte y lanzarte a un nuevo estilo de vida que no sabes si será rentable a largo plazo.

Si te has sentido identificado es normal: estos son las interrogantes que tienen el 95% de las personas que sienten gran interés en llevar una vida minimalista y a la vez eco-amigable.

 

¿Cómo funciona una vida eco-amigable?

 

Con el principio de las 3 R’s:

Reciclar: Es el proceso en que un material o producto sufre una transformación para aprovechar sus componentes en nuevos usos o productos.

Reutilizar: Aprovechar al máximo un producto para otros usos del cual fue comprado inicialmente.

Reducir: Bajar el consumo de un producto o servicio, especialmente si deja una huella al medio ambiente. Por ejemplo, la luz eléctrica.

 

En mi ebook VIDA MINIMALISTA, una guía eco-amigable para vivir simple y saludable, te brindo mi opinión subjetiva y experiencial de mis últimos 12 meses sobre la vida minimalista y de cómo he podido complementarla con un estilo eco amigable.

¿Por qué lo escribí?

Porque cada vez recibo más mensajes de personas que piensan que esto de ser minimalista y llevar una vida eco amigable es difícil. Inclusive, piensan que es una moda del momento. Pero mucha gente se olvida de todo lo que hay detrás del movimiento de profesionales que desean vivir una vida minimalista y eco-amigable.

El común denominador: Están harto(a)s de tener que trabajar solo para mantener posesiones y no porque lo desean. Pero aquí te adelanto un poco del enganche entre una vida minimalista y otra eco amigable. Lo primero es entender lo siguiente:

 

  • ¿Qué es el movimiento minimalista?
  • ¿Qué NO es el movimiento minimalista?
  • ¿Cómo se empieza una vida minimalista?
  • ¿Y qué tiene que ver la vida minimalista con ser eco-amigable?
  • VIDA MINIMALISTA, una guía eco-amigable para vivir simple y saludable

 

 

¿Qué es el movimiento minimalista?

El minimalismo, es la tendencia a reducir a lo esencial, a despojar de lo que nos sobra. Surge en Estados Unidos a comienzos de la década de 1960 como movimiento artístico donde se utilizaban elementos mínimos y básicos en las artes. ¿La razón? Poder provocar en el espectador un estímulo intelectual al apreciar las artes. Esto se llegó a transmitir tanto en la pintura, como en el diseño, en la música y en diferentes expresiones artísticas.

Me atrevo a decir que en la última década es que este movimiento se vio reflejado como un estilo de vida a raíz de los excesos de una sociedad consumista.

Por eso, no sé si decir que esto es un nuevo movimiento o un resurgir de personas profesionales, hasta empresarios que están hartos del consumismo y se encuentran en la búsqueda desesperada de una vida más simple. Una vida que conecte con quienes somos y de hacer espacio para lo que realmente importa, sentirnos libres.

 

¿Qué NO es el movimiento minimalista?

Muchos piensan que los minimalistas o personas que viven una vida eco-amigable son personas que no han podido tener comodidades materiales y prefieren apegarse al conformismo de lo que tienen para sentirse mejores. Eso no es así.

Hay infinidades de historias de personas que han dejado la vida profesional, negocios super rentables y comodidades para irse a vivir a un tiny house o perseguir la vida en un RV o inclusive, viajar el mundo como nómadas.  Si le preguntas a cualquiera de ellos, probablemente su contestación va a ser muy similar: “Quería vivir la vida con menos, sentir conexión con el mundo y vivir alejado de los consumos de la sociedad”.

A mi me jode la vida ajetreada, me jode el multitasking, me jode el vivir para mantener solo posesiones que se disfrutan de mil en cien. Pero me requete jode el ver como los medios sociales utilizan esta tendencia de querer maquillar la vida minimalista como si fuera una moda.

Esto crea confusión y estrés a muchas personas que desean ser parte de la vida simple y eco-amigable pero piensan que tienen que llevar ciertos estándares extremistas para vivir a plenitud esa filosofía.  Por conclusión, se quedan dando vueltas en una vida que no desean. Te lo voy a poner en arroz y habichuelas, como se dice en mi isla Puerto Rico: El minimalismo es llevar una vida simple y saludable.

Ni más ni menos.

¿Haz querido una vida así?

Yo lo sentí hace unos tres años atrás. Es como si ya no tuvieras la motivación de vivir la vida que las masas suelen aspirar. Quieres romper con paradigmas culturales que no te llevan a sentir una vida con propósito. Si no estás muy claro de que son paradigmas, te sugiero que hagas clic en el vídeo  de abajo que Bere realizó la semana pasada.

Bere lo explica bien básico de dónde vienen los paradigmas pero cuando lo internalisas, sientes que tu mente se abre como la historia bíblica cuando el Mar Rojo fue dividido y congelado para que Moisés y sus seguidores pasaran por en medio del mar en seco. Créeme, vas a entender en forma clarita lo que son los paradigmas.

 

 

¿Cómo se empieza una vida minimalista ?

Con lo que es esencial para ti. El reducir el consumo de bienes es parte de la vida minimalista. De aquí han salido muchos valientes a vivir con 100 posesiones, a eliminar 333, vivir en espacios bieeeeeen reducidos como son los tiny houses (me encanta este movimiento) y otras modalidades que responden a la creciente complejidad de nuestro mundo.

Las razones para llevar un estilo de vida minimalista son tan variados como los que persiguen esta filosofía de vida.

Unos están hartos de seguir las costumbres de su familia y quieren algo distinto (pasa mucho cuando hay negocios de familia), o quieren vivir en espacios reducidos para no enfocarse en las tareas y obligaciones que sugieren mantener las cosas materiales.

Otros desean buscar opciones fuera del consumismo desmedido, y algunos interesan llevar una vida enlazada a lo eco-amigable para vivir una vida más alineada a lo natural. Más bien se quiere hacer una contribución a un mundo más sostenible para los que vienen atrás de nosotros, los niños.

En nuestro canal de YouTube hemos tenido infinidad de comentarios de personas que nos dicen que pintar su casa toda de blanco, quitar todos sus cuadros y botar el 75% de sus cosas les ha creado más estrés que liberación. Esto son presiones de los medios. De eso no se trata la vida minimalista. Lo que es importante para ti no significa que lo sea para mi.

Por eso siempre digo que la vida minimalista es un camino a recorrer y en ese caminar te vas a despojar de las “vestiduras” que te hicieron usar tu familia, vecinos, compañeros de negocios o trabajo y otros alrededor tuyo. Es volver a lo que es esencial, que eres tú. Eso tiende a dar miedo.

Si haces clic en este otro vídeo que hicimos te darás cuenta de esos vestidos que nos pone la vida moderna.

 

 

“Quién mira hacia fuera sueña y quién mira hacia dentro, despierta”. –  Jung

 

Cuando te despojas de cosas materiales tiendes a enfocar más claramente en lo que es esencial para ti. Ese es el fin de tener una vida minimalista.

Eso fue lo que nos pasó. Comenzamos a despojarnos de nuestros estilos de cabello, nos cortamos el pelo. Luego pasamos a donar artículos que llenaban nuestros clósets.

 

 


Si quieres saber más sobre cómo fuimos cambiando, te animo a leer el artículo completo aquí:

¿Por qué elegimos seguir el estilo de vida minimalista?

Según pasaba el tiempo, quería despojarme de más cosas y no entendía el por qué. El querer estar afuera, haciendo senderismo, visitando parques nacionales, escuchar la lluvia, el Bere y yo convertirnos al vegetarianismo y visitar negocios eco-amigables nos brindaba las pistas de que queríamos una vida minimalista.

 

 

¿Y qué tiene que ver la vida minimalista

con ser eco-amigable?

¡Pues todo!

Entendí que si ser minimalista es volver a lo esencial, entonces, lo esencial guarda una relación bien estrecha con el mundo natural. Por más minimalistas o no minimalistas que seamos, hay unos elementos esenciales que siempre debemos cuidar para tener una calidad de vida. No importa como lo quieras presentar, esto es una verdad.

 

La calidad del medio ambiente en que vivimos tiene un efecto directo en nuestra salud y bienestar. Un medio ambiente limpio es fuente de satisfacción y serenidad porque mejora el bienestar  físico y mental. Por consiguiente, proteger nuestro medio ambiente y los recursos naturales es un aspecto esencial de lo cual no debemos despojarnos como si fuese algo desechable.

 

A medida que avanzaba en llevar una vida minimalista, fui aprendiendo algunas cosas que me ayudaron a cuidar del medio ambiente y a volverme más eco amigable. Por ejemplo:
  • Empecé a comprar menos. Me di cuenta que no necesitaba todo lo que compraba y podía generar menos basura.
  • Reduje el uso del plástico en el hogar.
  • Comencé a sembrar algunas plantas comestibles como la espinaca, la menta, la col rizada, el romero y la albahaca, entre otras. En otras palabras, tengo mi pequeño huerto casero.
  • Mis compras en el supermercado son más dirigidas a lo orgánico y a productos libre de crueldad hacia los animales.
  • Hago mis propios productos de limpieza y de cuidado de la piel. También compro los orgánicos. 
  • El consumo de medios y de la TV los bajé drásticamente. Así logro espacio para leer y enfocarme en mi.
  • Tenemos un solo auto y hasta ahora no he necesitado de un segundo. Menos gases. 

 


Si quieres saber más sobre los cambios que hicimos en nuestro hogar, te invito a leer el artículo completo aquí:

Zero Waste | Vivir con cero basura en tu casa

La vida minimalista respalda el consumo de manera consciente. Pienso que todo se arraiga desde la consciencia. Ahora, esto no significa que vivir con menos es menospreciar una vida de calidad. ¡Al contrario! Es tener lo mejor que podamos en calidad pero no en demasía.

El problema es que la palabra minimalista y eco-amigable le han dado una connotación de una vida negativa, con sacrificios y estilos de vida de pobreza viviendo en la selva. Cuando es todo lo contrario.

Por ejemplo, es mejor comprar unos jeans que te cuesten $80 o $100 pero que te duren una eternidad que unos de $20 y que ya a los tres o cuatro meses tengas que botar o regalar. Si vas a comprar algo para tu cuerpo, por favor, ¿cómo vas a comprarlo con carcinógenos y porquerías cuando los puedes hacer en tu casa? En cuanto a la comida, minimalismo no es comprar comida chatarra, es comer lo que tu cuerpo necesita (ni más ni menos) pero de calidad. Si eso supone ir a un buen restaurante de comida orgánica, pues hazlo.

Llevar una vida minimalista y enlazarlo con un estilo eco-amigable es posible. Pero, a veces no sabemos por dónde comenzar. Lo importante es que te hayas identificado con algún área de la vida minimalista. Lo siguiente es trazar tu ruta individual mediante dos formas:
  1. Forma larga - mediante artículos que vayas leyendo de este blog o buscando en la Internet como puedas.
  2. Forma corta - mediante el ebook VIDA MINIMALISTA, una guía eco-amigable para vivir simple y saludable, donde ya te ofrezco la información de lo que me ha tomado un buen tiempo descifrar (te lo doy en un atajo) y tips en las diferentes áreas de nuestra vida donde podemos simplificar en una forma eco-amigable.

Usualmente, encuentras libros y blogs de vida minimalista o de la parte eco-amigable en forma separada. En mi búsqueda yo quería ambas. Es por eso que escribí este libro.

El ebook Vida Minimalista te ayudará en lo siguiente:

  • Entender y concienciar sobre los retos ambientales del consumismo desmedido 
  • A minimizar tus posesiones en forma correcta y eco-amigable
  • Organizar tu casa con el método KonMari
  • Ahorrar tiempo para lo que es importante
  • Consumir más natural para vivir una vida eco-amigable
  • Adaptar la regla de muchos millonarios - la frugalidad
  • DIY - productos naturales para el hogar
  • Otras ideas más

 

Te voy a dar un regalo VIDA MINIMALISTA Y ECO-AMIGABLE

 

¡Descarga tus Primeros 2 Capítulos Gratis !

¿Quieres leer los primeros 2 capítulos de Vida Minimalista ? Haz clic en la imagen y te llevará a la sección para descargar. 

Ahora quiero escucharte 

Quiero que hagas estas reflexiones conmigo, y me cuentes:

  1. ¿Qué te llama la atención de la vida minimalista y eco-amigable?
  2. ¿Qué quieres cambiar de tu vida? ¿Qué cambios ya has realizado?
  3. ¿Te consideras minimalista? ¡Compártenos tu historia para inspirarnos!

 

Te espero en los comentarios. Es nuestra forma de hacer comunidad.

por Floribel

 

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.