7 DÍAS GRATIS DE REINICIO

PARA VIVIR SIMPLE Y SALUDABLE

Ser minimalista puede traer diferentes tipos de miedos ocultos que desconocías. Es fácil sentarse a hablar de los miedos a las arañas, las cucarachas, las alturas, entre otros. Pero hablar de los miedos que nos impiden tener una vida minimalista (a pesar de que quisiéramos) es como un tabú.

¿Te has preguntado por qué?
[no_toc]

 

Porque son miedos más profundos; miedos a perder cosas que creemos tienen que ver con nuestra identidad. Lamentablemente, la sociedad moderna nos ha llevado a la creencia de que nuestra identidad debe estar relacionada a algo. Es una experiencia generalizada de la conducta colectiva.

Los miedos, angustias, ansiedades, temores, terror o el pánico son palabras que se refieren a vivencias desencadenadas por la percepción de que habrá un peligro probable en el futuro, que proviene del mundo interno o del mundo que nos rodea.

Primeramente, debemos reconocer que los miedos son la antítesis de la libertad.

Los miedos impiden crecer y muchas veces es el obstáculo principal para ser felices y libres.

 

Miedos a soltar las cosas materiales para ser minimalista

A menudo nos aferramos a las cosas porque tenemos miedo de deshacernos de ellas: tememos perder esas cosas que pensamos que podríamos necesitar. El significado que le damos a esos objetos materiales es lo que nos da miedo. No es el artículo como tal.

Ahora, mi pregunta para ti es: ¿Qué impacto puede tener en tu vida dejar ir ese mueble extra que tienes en la sala, ese par de zapatos que usas cada tres años, esas figuras decorativas que están cogiendo polvo? Y ni hablar de todo lo que puedas tener en el clóset.

Así que, tiene que haber una pregunta obvia para hacer cuando hay apegos hacia “eso”:

¿Por qué tengo miedo de deshacerme de esto?

Si eres sincero(a) y tomas valentía de escribir en un papel la pregunta y CONTESTARLA, verás que la contestación es algo que no tiene que ver en nada con ese artículo material.

Es probable que hayas hecho crecer unos fantasmitas, que te impiden hacer lo que quieres hacer o en el caso de las cosas materiales, cosas que no tienen un valor real en tu vida.

Lo importante es reconocer cuáles son los miedos que tienes al imaginarte teniendo una vida minimalista.

[bctt tweet=”Los miedos nos impiden crecer” username=”bereyflori”]

 

 


 

 

Tres miedos que te impiden ser minimalista:

Miedo #1:  ¿Y si necesito "eso" en un futuro?

Aún cuando la gente entiende que ser minimalista puede ayudarles a centrarse en los mejores aspectos de la vida, cuando llega el momento de empezar a deshacerse de las cosas llenas de polvo que nunca utilizan, comienzan a llegar las excusas. "No he usado esto en años, pero uno nunca sabe ..." "Puedo necesitar 'esto' y para evitar comprar otro en el futuro, me quedo con 'eso'."

Esto está bien. Todo el mundo llega a esta etapa. Cuando estés frente a ese objeto, ponlo en un lugar o cajón de los indecisos. Si no lo usas dentro de un mes, entonces acepta el hecho de que nunca lo harás, y alguien más podría estar dándole un mejor uso que tu.

Tal vez puede ser lo contrario y esto pudo ser la patada que necesitabas para finalmente comenzar a usar algo y se convertirá en una parte esencial de su cosas básicas. Eso terminó ocurriendo con algunos de mis artículos cuestionables. Sin embargo, una vez me puse un pantalón que quise dejar y descubrí que ni siquiera cabía. Ya sabes lo que hice. ¡Lo doné inmediatamente!

Date tiempo. Se consciente de cómo tu vida es diferente sin esa "cosa" que estaba en tu camino. Prueba un día. Prueba una semana. Prueba un mes. 


Si quieres profundizar un poco más sobre cómo crear un sistema para deshacerte de las cosas, te aconsejo este artículo: Beneficios del método KonMari en tu ruta hacia el minimalismo

 

Miedo #2: ¿Qué va a decir mi familia, mis amistades y mis vecinos?

A menos que vivas en una cueva, el que dirán es parte de nuestra vida. Vivimos en una sociedad. Entre todos formamos una especie de arroz con habichuelas y veinte especias con los que hemos de aprender a convivir.

Pero el convivir, no implica no poder vivir en libertad y ponerle frenos a nuestros deseos y a la voluntad de tener una vida simple. Son muchos los escenarios sociales impregnados de prejuicios sociales. La presión es grande.

Eres un bicho raro si:

  • No te has casado y ya estás mayorcito
  • Deseas no estudiar y montar tu propio negocio
  • No quieres tener hijos o te quedaste con uno solo
  • No quieres meterte en una hipoteca que te obligue a tener un trabajo solo para mantenerla
  • Vendes tu carro y tomas la bicicleta o el autobús. Piensan que estás pelao
  • Quitas el cable TV y haces otras cosas que estar pendiente a los medios
  • No tienes redes sociales
  • Quieres venderlo todo y dedicarte a viajar o trabajar menos horas
  • Quieres minimizar tus posesiones
  • Ya no tienes los mismos temas de conversación con tus amigos o familia porque no compartes su mentalidad de consumismo

 

¿Caes en una de éstas?

Piensa: Si tu paz mental y felicidad se está viendo obstaculizada por el que dirá la gente, detente en esa situación. ¿De verdad... merece la pena?

Es natural querer ser parte de un grupo. Pero tienes que tener claro que en ese grupo debes mantener tu individualidad. Y sobre todo, que se te respete. Si no es así, el grupo no cumple con tus expectativas y es tiempo de sarpar. Y si es la familia (que no puedes alejarte así porque sí), entonces debes ir hablando con mucho respeto sobre tu estilo de vida.


Aquí otro recurso que te puede ayudar para ese tipo de conversaciones con tus seres queridos: Minimalismo: Cómo simplificar tu vida y liberar la culpa

 

Miedo #3: Miedo a sentir soledad

Este miedo está muy arraigado al Miedo #2; de querer ser parte de un grupo. Ahora, esto es algo muy personal y requiere de un trabajo contigo mismo. Debes darte la oportunidad para considerar que tus emociones sientan ese “deseo de merecer lo mejor para tu vida”.  Lo mejor para tu vida no siempre es lo mejor para otros y viceversa.

Inicialmente puede que te sientas solo(a). A nosotras nos ha pasado. Pero te digo algo, cuando encuentras lo que te hace feliz, inicialmente sientes soledad. Pero luego, comienzas a vibrar con personas que quieren cosas similares a la tuyas.

Créeme, comenzarán a aparecer aquellas personas que vibrarán con tu misma sintonía e intensidad. Solo tienes que darte un tiempo para encontrarte a solas y conectar primero contigo. Lo próximo vendrá por añadidura.

 

Como verás, estos son tres miedos que pueden aparecer en otras áreas de tu vida fuera de querer ser minimalista.

Mira este vídeo que hizo Bere sobre cómo eliminar los miedos:

 

¿Qué puedes hacer con estos miedos para lograr acercarte a ser minimalista?

 

1. Reconoce cuáles son tus miedos

¿Qué es lo que te está aguantando? ¿Es un objeto? ¿Es una relación? ¿Es algo digital? ¿Son las redes sociales? ¿Es esa hipoteca? ¿Deudas? ¿Relación? Haz un inventario. Una vez que te das cuenta de que hay algo entre tú y la vida que quieres, toma nota y pasa a lo siguiente.

2. Remueve esa "cosa material" o "sentimiento" que te obstaculiza

Recientemente, la "cosa" que estaba poniéndose en mi camino de lo que quería ser, era mi trabajo y dónde vivía. A pesar de que me gustaba lo que hacía, no estaba alineado con lo que quería hacer. ¿Que hice? Renuncié y me mudé. Vivo con menos pero estoy más feliz. Simplemente, estaba pasando mucho tiempo trabajando para mantener cosas materiales.

3. Reflexiona y sé paciente contigo

Date tiempo. Esto no es una carrera de salir ahora con bolsas para regalar y vender. Eso no es el fin de ser minimalista. Eso es una mala interpretación de la vida minimalista. Esto es un proceso y tu quieres gozar ese momento.

Para mi ha sido bien revelador. Tan es así que he podido conectar con cosas que quería hacer desde mi adolescencia.

Todo lo que poseía no había traído significado, propósito, satisfacción o alegría duradera en mi vida. De hecho, me distraían. Bere y yo comenzamos a perseguir un estilo de vida más minimalista al eliminar las posesiones innecesarias de nuestro apartamento y de nuestras vidas (esto incluye relaciones).

4. Adaptar (o no)

¿Cómo ha sido tu experimento de soltar cosas materiales, sentimientos o relaciones?

En mi caso, me di cuenta de que era una persona más feliz sin TV (lo tengo pero no lo prendo) porque no me contamina con los medios sociales. Me sentía con menos estrés, menos crítica, menos negativa y menos codiciosa de querer cosas que no necesitaba por los anuncios constantes. Eso sí, cuando ocurría algo meritorio de saber, estaba más perdida que un juey bizco.

Este proceso de reconocer los obstáculos, eliminar la distracción, reflexionar sobre el valor y adaptarlo con una nueva perspectiva me permitió traer un elemento a mi vida con un nuevo punto de vista. Por ejemplo, con la TV, me di cuenta que ciertos programas podían dar un valor añadido.

Adaptación: La Internet. Aquí yo busco lo que deseo ver. Inclusive, hasta los propios programas que puedan dar en la TV.

He utilizado este proceso de adaptación con muchas cosas físicas que sentí que estaban en mi camino. Después de quitarlos y reflexionar, me di cuenta de que no las necesitaba y mi vida era más funcional sin ellos.

Si hay algo que está en el camino, intento estos cuatro pasos.

 

Cinco aspectos que transforman los miedos en valor

El psicólogo estadounidense, Martin Seligman, creador de la psicología positiva, menciona que el bienestar o la felicidad reside en cinco aspectos:

  • Emociones positivas: saber disfrutar de los pequeños placeres de la vida.
  • Trabajo: no es solo a lo que te dedicas, tus hobbies, es en todo lo que empleas tu tiempo.
  • Servicio a los demás: tener sentido de contribución a un bien común.
  • Relaciones: la felicidad depende en gran parte al tipo de relaciones personales que tengas
  • Objetivos y metas:  es realizar nuestros sueños y no solo obtener cosas materiales

 

Adoptar una vida minimalista no es sinónimo de pobreza o de eliminar tus gustos, vivir con estrés porque te faltan cosas materiales o por tendencia. Y mucho menos de tener poca ambición en la vida.

Al contrario, los que vivimos esta filosofía somos personas que ambicionamos más allá de los aspectos materiales. Ambicionamos libertad y se requiere mucho tesón para seguir una vida así.

 

 4 áreas de tu vida para ser minimalista:

  • Personal (posesiones)
  • Sentimental
  • Profesional
  • Espiritual

 

 ¿Cómo definir qué es lo que quieres minimizar o adaptar sin miedos?

Definiendo lo que es esencial en tu vida. Esta es la mejor pregunta que puedes hacerte. Sin embargo es difícil ya que es muy subjetiva y hasta a veces puede ser conflictiva.

Es por eso que decidí escribir el ebook: Vida Minimalista: Una guía eco-amigable para vivir simple y saludable. 

vida minimalista

 

No es fácil comenzar a seccionar cada área de nuestra vida y ver qué podría ser esencial para ser minimalista y soltar los miedos que nos trae este cambio.

En esta guía vas a aprender a:

  • Dejar de tener miedo de lo que está impidiéndote ser feliz y libre 
  • Eliminar los excesos que opacan tu vida
  • Aprender por qué una vida minimalista te acerca más a la naturaleza 
  • Entender la ley de la abundancia y no como la enseñan por ahí
  • Minimizar en diferentes áreas de tu vida que no necesariamente tienen que ver con lo material

 

Definitivamente, vas a aprender a soltar. Al final, sabes que te aferras a las cosas materiales porque tienes miedo de soltar.

 

¡Descarga tus Primeros 2 Capítulos Gratis!

vida minimalista

Ahora te toca a ti

¿Qué es para ti ser minimalista? Si ya has comenzado en esta ruta, Cuéntame, ¿qué ha sido lo mejor para ti?

 

por Floribel

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.