7 DÍAS GRATIS DE REINICIO

PARA VIVIR SIMPLE Y SALUDABLE

Aprender a cómo meditar en casa o en el trabajo

Realizar meditaciones incidentales puede convertirse en un hábito con grandes beneficios. Puedes aprender a cómo meditar en casa y luego lo realizarlas en el trabajo o un sitio tranquilo. Son muchas las personas que han ido introduciendo a sus vidas períodos cortos a lo largo del día con esta práctica.

 

¿Haz tenido momentos como estos?

  • Puede ser el día más agitado de tu vida, muchas reuniones, llamadas y de pronto…te quedas en blanco…
  • Te están hablando y tu mirada se fue a lo lejos…
  • Estás en una fiesta con mucho ruido y como que tus oídos se ponen en mute y estás pensando en algo…

 

Estos son escapadas de tu triángulo; mente-cuerpo-espíritu para traer tu atención hacia lo que es la meditación.

[no_toc]

Pero pasan unos segundos, no reconocemos esos lapsos donde nos tocan la puerta y volvemos a lo agitado del momento. ¿Te ha pasado?

Esto son meditaciones incidentales que con un poco de conciencia podemos alargar ese espacio y optimizarlo para aprender a meditar en la casa o en el trabajo.

Entonces, Floribel; ¿tu sugieres que en plena reunión me siente en posición de indio en el medio de una reunión y me ponga a meditar?

Lindo te vas a ver. Y si estoy allí voy a ser la primera en reir.

Como sugiere su nombre, la meditación incidental es la que puedes hacer en el mismo momento y muchas veces sin que la gente a tu alrededor se de cuenta.

Tu no tienes que tomar una posición formal para aprender a cómo meditar en casa o en el trabajo. Eso lo dejas para la intimidad. Con que te sientas con la espalda alineada fijando tu mirada a un punto medio distante o con la mirada desenfocada y respirar con atención.

El solo acto de enfocar nuestra atención en cómo respiramos es un perfecta muralla para la narrativa constante de nuestra mente agitada. No es que te vas a quedar en blanco, para nada. Los pensamientos seguirán llegando pero poco a poco se irán difuminando, una vez dejes de juzgarlos o retenerlos. Solo observa lo que sucede en tu mente.

No debes cambiar la respiración. Sólo concéntrate en el aire que entra y sale de tu cuerpo. De hecho, es una forma sencilla de volvernos al mismo estado de calma que experimentamos cuando estamos meditando a solas.

 

cómo meditar en casa

La meditación corta es para la vida lo que el gym es para tu cuerpo

Después de haber ido al gym por tres semanas, uno se vuelve en conciencia plena de todo el esfuerzo que conlleva mantenerse en óptimas condiciones. Por ejemplo, si se va a perder peso, a la tercera semana debes tener una idea de cuántas calorías se queman por cada sección de pesas, aeróbicos o el ejercicio que se esté haciendo.

Lejos del gym, hay una conciencia nueva y fresca que empieza a influir en la conducta. En vez de ordenar las agigantadas bebidas carbonatadas llenas de azúcar con el almuerzo, se pide una agua carbonatada simple o agua con limón.

En vez de quedarse hasta las tantas de la madrugada despierto, se crea la conciencia de que el descanso juega un papel importante para reponerse de todo lo que hace en el día, además de que afecta positivamente los niveles hormonales que te hacen frente ante los cravings por comida chatarra.

En otras palabras, al haber trabajado en nuevos hábitos de ejercicios, que fueron incorporados poco a poco, desata un torrente de eventos de conciencia que sirven como escudo de protección para llegar al objetivo final: bajar de peso saludablemente.

La meditación es igual. Cuando empiezas en un programa de ejercicios, vas poco a poco aumentando la resistencia. No lo haces en la primera semana. Entonces, ¿Qué te hace pensar que la meditación es algo que de la primera o segunda sentada vas a estar una hora como lo hace Deepak Chopra o cualquier persona que lleve años en la meditación?

Cuando entras en el hábito diario de hacer meditación, te haces consciente poco a poco de lo que te rodea. Puedes, tal vez por primera vez en tu vida, escuchar la vida sin los ruidos que provoca una mente agitada.

 

Comienzas a darte cuenta que podemos ser más felices aquí en el ahora, no importa como esté nuestra vida con solo parar y escuchar.

 

Esta experiencia comienza a llevarte a dejar atrás los impulsos adictivos de verificar tus redes sociales, tus emails o la computadora. En vez de enojarte con el tráfico, comienzas de la nada a respirar hondo y quedarte tranquilo en pensamientos más saludables mientras esperas que la fila de carros se mueva.

Lo lindo de crear el hábito de meditar es que empiezas a conectar con quien realmente eres. Hasta comienzas a recordar cosas que te agradaban de niño.

A mi siempre me llamó la atención la música clásica y cómo esta puede influir en tu estado de ánimo. Hace unos meses que he estado en la práctica diaria de la meditación y me ha traído a escuchar música clásica. El estado de armonía que me trae es bien reconfortante.

Ni hablar de los coros. Estudié en una escuela de música y fui parte del coro. Más que relacionarlo con algo religioso, me transportaba a algo sublime y especial. Esa parte de mi la había tapado con los ajetreos del día a día.

Poco a poco, la meditación a desenterrado muchas cosas que me hacían conectar con un profundo estado de tranquilidad.

Lo mismo te puede pasar a ti. Tal vez no sea la música y sí algún deporte. Tengo un amigo que el descubrir correr bicicleta, ahora después de mayorcito, le da un sentido de reencuentro y de meditación.

A lo mejor, al meditar sacas tremendo chef de cocina mexicana o española que tengas escondido. No sé. Para cada uno de nosotros son experiencias distintas.

Al inicio, los cambios son sutiles. A veces hasta tontos. Probablemente ni te des cuenta al principio. Pero, una vez comiences a reforzar el hábito de la meditación, las decisiones que tomemos nos llevarán a cambios de gran alcance.

Notarás que requerimos de menos para ser felices. Comenzamos a abandonar esa narrativa constante e impulsiva de vivir en el pasado con la culpa o en el futuro con las preocupaciones.

Empiezas a escoger tus batallas y no ellas a ti…

 

[bctt tweet=”El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en ver nuevos paisajes sino en tener nuevos ojos – Marcel Proust” username=”bereyflori”]

 

 

No tienes que tomar una posición formal de meditación. Eso lo dejas para la intimidad. Con que te sientas con la espalda alineada fijando tu mirada a un punto medio distante o con la mirada desenfocada y respirar con atención.

El solo acto de enfocar nuestra atención en cómo respiramos es un perfecta muralla para la narrativa constante de nuestra mente agitada. De hecho, es una forma sencilla de volvernos al mismo estado de calma que experimentamos cuando estamos meditando a solas. Te invito a veas este vídeo que realicé sobre meditación: Beneficios de la meditación y relajación

 

6 Formas de cómo meditar en casa o en el trabajo en 30 segundos:

  1. Respiración enfocada = Algo tan poco como 30 segundos enfocado en cómo inhalas y exhalas el aire que entra por tu nariz es una forma de hacer un reset (reinicio) de tu mente. Te ayuda a dejar ir el estrés y te prepara anímicamente para situaciones que puedan retarte. Respira profundo y exhala lentamente.
  2. Alertas en tu teléfono = Utiliza alertas que sean placenteras y suaves a tus oídos. Si no las tienes configuradas, intenta bajar alguna aplicación que te las brinde. Puede ser sonido de agua, arpas, guitarras o un sonido que al escucharlo te relaje y no te haga brincar.
  3. Puntos de color = Consigue papeles pequeños de colores o notas adhesivas en colores. También puedes usar etiquetas de archivos. Coloca uno en el monitor de tu computadora, en tu tv, en la nevera o en los lugares que más visitas diariamente. Así como haces con las alertas de tu teléfono (las suaves), cada vez que veas esta papel de color te recuerde estar en el momento presente y a relajarte.
  4. Al levantarte y al acostarte = Estos son puertas de entrada a tu ser interior. ¿Por qué? Porque estás fresco en la mañana sin alteraciones y al dormir estás cansado y listo para soltar. Muy a menudo ignoramos estas entradas tan importantes. En la mañana respira y enfócate en las cosas positivas que le vas a sacar a tus faenas diarias y en la noche agradece las cosas positivas (siempre hay algo) y el estar vivo.
  5. Disfruta el momento presente = Todos los días pasamos aunque sea unos 15 minutos de felicidad. Lo que pasa es que robamos ese momento para dárselo a las preocupaciones o a las culpas. ¿Cuántas veces has ido a comprar un café y tan pronto te lo sirven comienzas a ver las entradas en tu celular? ¿Dónde está el valor del dinero que pagaste por este café, que probablemente hasta te lo diseñaron con espumita y todo?  Pasa aunque sea el primer minuto saboreándolo. Date ese privilegio. Lo mismo cuando comes; saborea el placer de cada combinación o al tomar un buen vino.
  6. Hacer más interesantes las experiencias neutrales = Mindfulness o conciencia plena puede hacerse de cualquier experiencia neutral. Esto incluye: bañarte, afeitarte, tomar agua, vestirte, guiar el carro, lavarte las manos, entre otros. Lo que haces es que tomas cualquier actividad de las mencionadas y siente la sensación física que te da, sin juzgar. La idea es resistir el impulso de que tu mente se vaya a otro sitio que no sea plena atención de esa actividad y a la vez, evitar comentarios mentales sobre esa actividad. Solo vas a sentir.

 

Estas pequeñas actividades no van a hacer que te conviertas en un yogi, pero irán acostumbrando tu mente a aquietarse. Aprender a cómo meditar en la casa y en el trabajo me han ayudado mucho en mi diario vivir y cuando voy al momento de meditación regular, ya he entrenado mi mente con pequeños ejercicios como cuando vas al gym.

Todo empieza con la disponibilidad de aquietar tu mente y darle atención a lo que tienes en frente tuyo – darte cuenta y apreciar lo que estás haciendo en el momento. Aquí te presento lugares para relajarse y cargarse de energía, en ellos puedes encontrar el momento perfecto para meditar y conectar con tu ser.

Una forma de tranquilizar tu mente y enfocarte en el momento presente es cuando entras en contacto con la naturaleza y puedes apreciar cada detalle: el color de las hojas de los árboles, la brisa, la grama, el sonido de las aves, el silencio, el agua, entre otras cosas. Quiero compartir contigo este artículo que escribí: “La Hora Verde: 12 Formas de Conectar Con La Naturaleza”

 


Los dejo con este mensaje que me encanta:

 

"El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en ver nuevos paisajes sino en tener nuevos ojos"
- Marcel Proust

Cuéntame:

Según realices las actividades de meditación incidental dime:

  • ¿Qué hiciste distinto hoy?
  • ¿Qué encontraste?
  • ¿Que ha sido simplificar tu momento a una sola atención?

 

por Flori

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.