7 DÍAS GRATIS DE REINICIO

PARA VIVIR SIMPLE Y SALUDABLE

Tener una cocina zero waste parece ser una labor titánica. Si bien no tengo muchas esperanzas de alcanzar el nivel de Bea Johnson, cuya familia produce solo un tarro o envase de cristal de desecho anualmente, ciertamente he aprendido mucho prestando atención a lo que es la basura. Mientras me preparo en dar mis primeros pasitos dentro de la filosofía de Zero Waste, me doy cuenta de la cantidad de basura que genera mi hogar semanalmente.

Algo que descubrí es que el movimiento de zero waste (cero residuos) es mucho más popular de lo que pensaba.

Los consejos de Johnson en su libro “Zero Waste Home” varían de fáciles a extremos (desde reemplazar bolsas de compra del supermercado con bolsos de tela hasta sacar hilo de seda de la tela para sustituir el hilo dental). En mi carácter personal, quiero ser lo más práctica posible, mientras ayudo al medio ambiente.

Creo que lo más importante es concentrarse en las grandes cosas que contribuyen más a crear los desechos de los vertederos en lugar de quedar atrapados en pequeños detalles como podría ser sustituir el hilo dental. Pero claro, yo respeto las decisiones de cada cual.

Reducir la basura es un estilo de vida que requiere un nivel de consciencia de los hábitos de consumo diarios. Y lo más difícil, es aprender cómo vivir con basura cero [Zero Waste] en tu casa con las personas que conviven con nosotros.

Si estás buscando gastar cero, o al menos  lograr tener tus desperdicios al mínimo, la cocina es un buen lugar para comenzar. Aquí hay una lista de los consejos más útiles que he encontrado y que poco a poco voy adaptando para hacer mis pininos con mi cocina zero waste.

 

[no_toc]

5 pasos para una cocina zero waste

1. Compra contenedores  o bolsas reutilizables

Evita que ingresen desechos en tu hogar, así no tendrás que lidiar con ellos. Rechazar los empaques también hace tu declaración pública a tu familia sobre el desperdicio cero. Compra tarros de vidrio, que son fáciles de llenar, almacenar y limpiar. También compré crayolas lavables que te permiten escribir y borrar fácilmente en los tarros el nombre de la comida que guardas en ellos.

Lleva bolsas reutilizables para artículos pequeños que no se pueden mantener sueltos. Compré algunas bolsas de algodón orgánico con un cordón que puede lavarse fácilmente. Estaban en menos de $1 cada una, por lo que decidí comprarlas y no hacerlas. En mi proceso de minimizar mis posesiones, doné casi todas mis fundas y telas que tenía.

Si decides hacerlas, puedes producir bolsas con las fundas de almohada que sean 100% algodón.

 

cocina zero waste

 

2. Compra comestibles a granel

Esto se puede interpretar de dos maneras, las cuales son importantes. “A granel”, según Johnson, significa comprado en contenedores reutilizables, ya que eso es lo que hacen muchas tiendas alternativas. Para otros esto puede significar, literalmente, comprar grandes cantidades de alimentos para minimizar la cantidad de envases en general.

Esto va a depender de la composición de tu familia. Por ejemplo, se puede comprar algunas veces al año productos secos de los proveedores de tiendas a granel, como lo son las bolsas de 50 libras de arroz o de legumbres. Es mucho más barato, ahorras gasolina en los viajes a la tienda, y rara vez se agota.

 

cocina zero waste

 

3. Reutiliza los posos o residuos de tu café mañanero

Los posos de café usados pueden mantener a las hormigas alejadas. Además, pueden deshacerse de los olores, estimular tus plantas en macetas y más, haciendo que tu cafecito mañanero te haga sonreir dos veces.

 

cocina zero waste

 

 

4. Repiensa la comida de ayer

La realidad es que el ser humano en general realiza grandes desperdicios de comida sin darse cuenta. De hecho, es una de las áreas que más contribuye a la huella ecológica. Sólo mira tu zafacón y te darás cuenta. Yo por poco grito cuando conciencié del mío.

Pasitos de bebé:

  • Pan -No desperdicies el pan viejo y seco. Puedes cortarlo, saltearlo con especias y hacer crutones para ensaladas o sopa.

 

  • Pizzas -Puedes hacer nuevamente una crujiente pizza de lo que te sobró en la semana, pero no use el microondas (tienden a ponerse mongas). Pero también puedes transformar los pedazos que te sobraron en un Quiche, combínalas con espinacas, huevos y tu proteína preferida picadita; luego vierte todo en una corteza de pastel (considera el uso de trigo integral).

Luego, mete en el horno por unos 10 minutos (sigue las instrucciones de la corteza de pastel) y listo. Si te sobró, puedes cortarlas en cuadritos y hacerlos como aperitivos para una noche de cervecitas o de compartir en familia una buena película.

cocina zero waste

  • Sopas – Vivo en un área de frío y me paso inventando con las legumbres que me sobraron para hacer sopas o guisos. Un poco de agua, especies, alfalfa, yeast nutricional encima y nos fuimos.

 

  • Spaghetti Frittata – Sip, así como lo oyes. Si te sobró pasta, puedes usarla para el siguiente almuerzo o de desayuno. Spaghetti para el desayuno? ¡Imposible! Para esta comida (que también funciona para el almuerzo o la cena), puedes usar pasta simple con la misma facilidad que la pasta cubierta con salsa. Aumenta el valor de la proteína de la comida con huevos, leche, yeast nutricional, queso de almendras y algunos vegetales o hasta con nueces. Lo fríes en una sartén y ¡voilá!

cocina zero waste

 

 

5. Elimina los desechables

No es necesario guardar toallas de papel, servilletas de papel, forros de basura, papel de aluminio, envoltura de plástico y platos o vasos desechables en la cocina. Aunque al principio puede parecer extraño, siempre encontrarás alternativas reutilizables cuando sea necesario. Creo que es mejor deshacerse de esos elementos “tentadores” y prescindir de ellos poco a poco. Es menos cosas en tu bote de basura.

 

[bctt tweet=”El plástico en nuestra salud es un alterador endocrino y más.” username=”bereyflori”]

 

Aquí, una lista útil de cómo almacenar productos frescos sin plástico:

  • Recipientes de acero inoxidable o lunchbox – son una alternativa más ligera a los de cristal. Ofrecen recipientes con distintos compartimentos, opciones de recipientes térmicos y herméticos.

 

  • Bolsas de almuerzo reutilizables – las bolsas no son solo para ir al mercado. También puedes hacerlo para tus almuerzos en el trabajo o para guardar sobras de comida en el refrigerador.

 

  • Envoltorios de algodón – los puedes usar exactamente de la misma manera que harías con el film o el aluminio, para cubrir frutas o verduras cortadas por la mitad, tapar cuencos o envolver alimentos como el queso. De hecho, hay unos que son de cera de abejas donde sólo necesitas el calor de tus manos para que se adhiera alrededor de tu envase.

 

cocina zero waste

 

  • Botellas de cristal o de acero inoxidable – te ayudan a mantener frías o calientes tus bebidas. Trata de buscarlas con algún tipo de protección.

 

  • Servilletas de tela – Ya no son parte de una cena de lujo, sino de tu diario vivir en tu cocina zero waste. Úsalas en casa para todas las comidas, no solo en “ocasiones especiales” – cada comida es especial.

 

cocina zero waste

 

Tener una cocina zero waste no tiene que ser difícil y mucho menos en tratar de convertirte en una persona como Bea Johnson en una semana. Hay que ser realistas con este proceso. Ponte metas alcanzables y experimenta con lo que es posible en el área en que vives y de tus talentos para hacer las cosas tu mismo.

Por ejemplo, por ahora, yo no creo que vaya a crear mi propia leche de almendra o de soya. Tal vez en un futuro sí pero no en este momento de mi vida. Así mismo me pasa con otros productos de consumo.

¿Qué hago para acercarme a tener una cocina zero waste?

Compro productos que sus empaques tengan la opción de ser reciclados en el área donde vivo. Ojo – no todos los lugares reciclan cosas aunque sus empaques digan que se pueden reciclar. Ten pendiente ese detalle.

Con la comida es igual. Por vivir en un apartamento no puedo hacer compostaje con la comida. Así que, me aseguro de comerme todo lo que compro, y lo que se queda como residuo, casi siempre me las invento en una sopa o en una pizza casera. No pare más.

 

[bctt tweet=”No se trata de la perfección; se trata de tomar mejores decisiones.” username=”bereyflori”]

 

Haz lo que puedas con lo que tienes

No te martirices si no puedes llevar al 100 tu cocina zero waste.

Todos tenemos que empezar por algún lugar. En lugar de abordar todo a la vez, implementa lentamente los pasos que tu quieras a tu propio ritmo. Una vez que hayas perfeccionado un proceso, pasa al siguiente.

Algo que me ayudó mucho a comenzar una cocina zero waste fue pensar en el envasado de los alimentos, ya que probablemente forma una gran parte del desecho semanal.

Ir al supermercado es casi universal para todos, y es algo que usualmente hacemos una vez a la semana. Es una de las maneras más fáciles y más grandes de lograr un impacto. No solo cómo lo compras, sino también lo que compras.

-Lo primero que hice es identificar los supermercados que vendían productos a granel.

-Segundo, compré mis envases y los pesé. Puedes pesar estos en casa en una báscula de cocina o ir al mostrador de tu tienda de alimentos local; estoy segura que los pesarán por ti.

De esa forma podía notificar cuánto pesaba en la tienda para que no me lo cobraran. Te voy a dar un ejemplo:

  • Tarro de 32oz: 1.02lbs
  • Tarro de 16oz: .65lbs
  • Tarro de 8 oz: .38 lbs

 

No como carne pero la compro para mis perros ya que les hago su comida. Estoy en el proceso de transición a la comida vegana con ellos y siempre busco que su alimentación sea de granjas orgánicas.

Una sugerencia para los carnívoros: Te pido que tengas en cuenta cómo se criaron y trataron tus animales. ¡Evita la agricultura industrial a toda costa! Busca granjas orgánicas donde los animales corran libres bajo el sol, coman pasto y chinches y jueguen entre ellos. Todavía hay granjas por ahí así. La forma en que se crían los animales tiene que ver mucho con el nivel de toxinas que ellos almacenan. Y a eso, te lo llevas tu al sistema.

Creo que todos estamos en un viaje único y en un lugar diferente en nuestro caminar por la vida. Pero, si compras carne, tendrás una interacción similar con el carnicero o en el mostrador de carnes. Pondrán tu jarra o recipiente o la olla de barro en la balanza. Luego presionarán el botón de tara para poner a cero el peso. Luego lo llenarán con lo que desees, y te cobrarán solo por lo que está en el frasco. Funciona igual en el area de los quesos.

Bueno, ¿Qué me dices?

¿Darías unos pasitos para acercarte a la cocina zero waste?

Cuéntame…

Floribel

 

 


    4 replies to "5 pasos para comenzar tu cocina Zero Waste"

    • Anita

      Me encanta este tema. De hecho desde que vivo en la selva en México desde hace 5 años cambie completamente mi forma de ver la basura. Y cada día que pasa pienso en como reducir mis desechos. Tengo la gran suerte de vivir en la naturaleza aunque ahora nos hemos cambiado a un departamento seguimos teniendo naturaleza alrededor y sigo teniendo la posibilidad de hacer mi composta o regresar lo organico a la tierra(que es de donde salió). Sin enrolarse mas, quería comentarles FLoribel y Berenice, que mi intención es seguir con mi canal aportando los hábitos diarios a la comunidad, espero pronto poder gravar algunos videos de que hago yo en mi cocina para tener una vida zero waste. Ya que en la cocina es por suerte o por desgracia el lugar en donde generamos mas basura. Espero les haya gustado mi mensaje, y estoy viendo que debo hacer para leer y seguir esos posts como de 7 pasos que parece que son nuevos y no me permite leerlos, no se si tenga que registrarme o comprar algún tipo de curso online para leerlos, porque me parecen muy interesantes y tengo ganas de leer todo lo que ustedes publican. Son geniales, sigan así inspirándonos a todos para llevar nuestras vidas lo mas simples y saludables posibles, abrazos desde el caribe mexicano.

    • Bere y Flori

      Saludos Juliana,
      Gracias por tu idea. Me abriste los ojos. Ya de por sí lo hago con algunas verduras pero no con todas. Ahora es ver cuál les hace bien para continuar comprándolas. Abrazus!!!

    • Juliana

      Hola, muy buenas recomendaciones, gracias.
      Como no puedes hacer compostaje, te recomiendo que las verduras que debes pelar, en vez de botarla, pícala muy finamente y la adicionas a la comida de las mascotas. por ejemplo: la cascara de papa, de tomate, de arveja, de zanahoria etc. obviamente te aseguras que estén muy bien lavadas antes de pelar. te aseguro que el sabor les va a encantar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.