7 DÍAS GRATIS DE REINICIO

PARA VIVIR SIMPLE Y SALUDABLE

Cómo simplificar tu salud

Simplificar tu salud en estos días puede parecer un juego de Sudoku. Vivimos tiempos interesantes. A pesar de la tecnología y los grandes avances en la medicina, estamos menos sanos que en otros tiempos.

La obesidad está en su punto más alto, junto con la enfermedad cardíaca, la diabetes, el dolor y las condiciones musculo-esqueléticas crónicas, la ansiedad / depresión, el uso de medicamentos recetados, etc.

La salud se ha vuelto tan complicada; se realizan más y más pruebas, se recetan el doble de los medicamentos por cualquier condición o dolencia que uno mencione.  Con todos los avances en la medicina moderna, ¿Por qué rayos somos tan poco saludables? ¿Es tan complicado estar saludable?

Muchos problemas de salud en estos días se tratan en forma reactiva, tratando de perseguir los síntomas y apagarlos. Ya yo no me atrevo casi mencionarle a los médicos alguna dolencia. En un abrir y cerrar de ojos te recetan medicamentos sin saber si lo que te pasa es algún síntoma natural de la menstruación.

Alguna vez te has preguntado el por qué? La realidad es que la industria de la salud y el control de peso es trillonaria. Te invito a que leas este artículo que escribió Flori sobre “Empresas de Nutrición y la Industria de la Salud”

La raíz de muchos problemas de salud no se aborda en la mayoría de las situaciones. Está de nosotros tomar la salud por los cuernos y comenzar a desarrollar destrezas que nos ayuden a simplificar tu salud, y trabajar para ser una mejor versión de nosotros mismos:

 

4 pasos para simplificar tu salud:

1 ) Dormir de 7 a 8 horas de sueño de calidad por noche:

El sueño importa … MUCHO. Esto es cuando el cuerpo se recupera tanto mental como físicamente. Los déficits crónicos de sueño son un gran problema en la sociedad actual. El cuerpo simplemente no puede recuperarse si no duerme bien.

De hecho, un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo. Es decir que a los 60 años de edad, 20 de ellos los habremos transcurridos durmiendo. Y la necesidad de descansar profundamente se ve reflejado en todo lo que hacemos en el día.

Si no se duerme correctamente durante la noche, al otro día nos levantamos como si cargáramos un bloque en nuestra cabeza. Esto termina interfiriendo productivamente en nuestras actividades.

Y si crees que dormir es acostarte con tu teléfono inteligente pegado a la oreja, pues, tengo que decirte algo.

Los teléfonos celulares irradian radiación electromagnética cada vez que están encendidos. Es un tipo de radiación ionizante. Esta radiación provoca una alteración en el sistema de ciertos procesos autorreguladores, como el reloj biológico o los ritmos cardíacos.

Tal vez lo notes, tal vez caigas tan achocado en la cama que no te des cuenta. Pero te puedo mencionar que dentro de los síntomas están el trastorno de sueño, el no dormir profundo, el levantarte constantemente.

 

¿Qué hacer?

Pon el teléfono en “modo avión” (que apaga el transceptor) o apágalo. Si necesitas estar disponible para llamadas, coloca el teléfono a varios pies de distancia de tu cama. Si duermes con música, pon tu equipo electrónico a una distancia segura. Preferiblemente, cómprate unas bocinas bluetooth y el equipo lo tengas en otro cuarto.

Están surgiendo nuevos estudios que relacionan la falta de sueño con trastornos relacionados con el cerebro, como el Alzheimer y la demencia (el sueño se produce cuando el cerebro se enrojece y se deshace de la adenosina, que es un producto de desecho que se acumula durante el día).

Dormir bien significa tomar los pasos necesarios para ir a la cama a tiempo y eliminar los factores que pueden afectar negativamente la calidad de tu sueño. Aquí hay 3 sugerencias para un sueño de mejor calidad:

1-Elimina cualquier luz en tu dormitorio. Esto significa que cubras todos los despertadores que emiten luz, ventiladores, etc. y asegúrate de que tus persianas no dejen entrar luz excesiva.

2-Deja de mirar las pantallas al menos 30 minutos antes de acostarte. Atenúa las luces para comenzar a preparar tu cuerpo para su ciclo de sueño. Si puedes comenzar el hábito de la lectura antes de dormir, será mejor.

3-Duerme en un ambiente fresco. Esto ayudará con la calidad de tu sueño. Es mejor que te arropes a que estés durmiendo a tus anchas todo sudado o con calor.

 

2) Comer bien:

Este es un hábito mega importante. La dieta es la causa principal de una enorme cantidad de condiciones de salud. El problema es que no reconocemos los efectos en la salud de una dieta pobre al instante.

Me imagino que te estarás preguntando. cómo puedo identificar la calidad de los alimentos que estoy comiendo? Te recomiendo que leas un artículo que escribí sobre “La buena nutrición es importante – Food Matters,” para que tengas las herramientas  y puedas tomar control de tu salud.

Mejorar tu dieta mejorará la forma en que te sientes y funcionas con tu día a día. Una dieta consistentemente buena es la clave para la prevención de enfermedades, mejor que cualquier píldora jamás creada. No tiene que ser perfecto en todo momento, pero sí debe ser consistente.

Las cosas que comes literalmente constituyen lo que es tu carne y tejidos, químicos cerebrales y tus células. Tu cuerpo y tu mente se empiezan a deteriorar de muchas maneras cuando no se satisfacen las necesidades nutricionales simples.

La dieta no debería ser complicada; deberíamos intentar comer una dieta balanceada con porciones moderadas y comer lo más cercano a lo natural, no procesado. Sin entrar en demasiados detalles, aquí hay algunas sugerencias simples para mejorar tu alimentación:

1-Corta el azúcar refinada. Actualmente tenemos una historia de amor con el azúcar. Los estudios demuestran que es físicamente adictiva, al igual que la cocaína o la heroína. No tomes azúcar ni comas demasiadas comidas con azúcar agregado. La pasta, el arroz y el alcohol son otros ejemplos de azúcar, que deben ser limitados.

¿Leíste bien lo que escribí? Deben ser limitados, no eliminados. No es que te vuelvas un crudivegano full. A menos que eso sea lo que quieres.

2-Come una tonelada de verduras. Trata de tener en tu plato verduras coloridas y sin almidón.

3-Bebe agua en lugar de jugo, refresco o cualquier otra bebida con calorías/azúcar. Y bebe mucho de eso. Tu cuerpo se limpiará solito.

3) Sentarse menos y moverse más:

Este es uno simple pero significativo. Vivimos en cajas; tu casa, tu carro, tu trabajo, etc. Eso hace que nos sentemos demasiado y no nos movamos lo suficiente.

El movimiento es como nuestros cuerpos se mantienen vivos. Cada sistema en el cuerpo funciona basado en el movimiento contínuo. Por ejemplo, el sistema circulatorio y el sistema linfático funcionan en gran parte debido a que los músculos del cuerpo se contraen y literalmente actúan como bombas para ayudar a la sangre y el fluido linfático.

El sistema músculo-esquelético funciona mejor cuando todas las articulaciones y tejidos pasan regularmente por sus rangos normales de movimiento. Esto mantiene lubricadas todas las articulaciones y así es como se entregan los nutrientes a nuestras articulaciones y tejidos.

Cuando nos sentamos, nos ajustamos a la forma de una silla … es así de simple. Nuestras caderas se agarrotan, nuestras espinas se redondean y se ponen rígidas, y nos quedamos con dolor en el cuello, lumbago, rodilla … y un montón de dolores prevenibles. Tan es así que hasta para recoger un bolígrafo en el piso terminamos lastimándonos. ¿Puedes creerlo?

Un porcentaje masivo de problemas músculo-esqueléticos que veo de forma regular se basan en sentarse demasiado. Aquí hay algunos consejos para lidiar con esto:

1-Mueve el cuerpo. Cada vez que tengas la oportunidad, párate, ponte en cuclillas, muévete.

2-Siéntate en el piso. Sobre todo, cuando mires televisión. Te hace cambiar de posición y también es un buen momento para hacer un trabajo de movilidad /auto mantenimiento. Mientras ves tv no haces nada físico, aprovecha y estira tus músculos.

3-Hazte masaje a ti mismo. Trabaja en tus tejidos blandos y músculos todos los días al menos 10 minutos (auto masaje, técnicas de estiramiento, etc.). Esto también ayuda a calmar el cuerpo y reduce el estrés.

De hecho, si te haces acupresión (alivia dolores o estimula el funcionamiento de órganos internos mediante la presión de puntos en las manos, las plantas de los pies, los pabellones de la oreja y algunas partes específicas del rostro) te ayudará a dormir.

 

4) Manejar el estrés:

Todos lo hemos sentido. Algunas veces el estrés puede ser una fuerza positiva, motivándote a desempeñarte bien en tu negocio, tu recital de guitarra o para una entrevista de trabajo. Pero a menudo, como cuando estás atrapado en el tráfico, es una fuerza negativa. Si experimentas estrés durante un período de tiempo prolongado, podría volverse crónico.

Ocupado y estresado es la nueva normalidad para muchas personas. Confiamos en múltiples cafés, bebidas energéticas, cualquier cosa para mantenernos encendidos y en marcha. Cuando el estrés comienza a interferir con tu capacidad para llevar una vida normal durante un período prolongado, se vuelve aún más peligroso.

Cuanto más dura el estrés, peor es para tu mente y tu cuerpo. Puedes sentirte fatigado, incapaz de concentrarte o irritable sin una buena razón. Es una bomba para tu psiquis y tu cuerpo.

 

¿Qué puedes hacer?

1- Identifica qué está causando el estrés. Si te sientes estresado, escribe la causa, tus pensamientos y tu estado de ánimo. Una vez que sepas lo que le molesta, desarrolla un plan para abordarlo. Eso podría significar establecer expectativas más razonables para ti y para los demás, o pedir ayuda con las responsabilidades del hogar, del trabajo u otras tareas.

2- Construye relaciones saludables. Las relaciones pueden ser una fuente de estrés. Estudios han encontrado que las reacciones negativas y hostiles con tu cónyuge causan cambios inmediatos en las hormonas sensibles al estrés.

Ponte en contacto con tus familiares o amigos cercanos y déjales saber que estás pasando un momento difícil. Es posible que puedan ofrecer algún tipo de apoyo, ideas útiles o simplemente una nueva perspectiva de la situación en lo que comienzas a abordar lo que sea que esté causando tu estrés.

3- Aléjate cuando estés enojado. Antes de reaccionar, toma tiempo para encontrar tu centro contando hasta 10. Puedes caminar o hacer alguna actividad física que pueda ayudarte a relajarte.

Además, el ejercicio aumenta la producción de endorfinas, el refuerzo natural del humor de tu cuerpo. Comprométete a realizar una caminata diaria u otra forma de ejercicio: un pasito que puede marcar una gran diferencia para reducir los niveles de estrés.

4- Descansa tu mente. El estrés mantiene a más del 40 por ciento de los adultos despiertos por la noche. Asegúrate de obtener las siete u ocho horas recomendadas de descanso, reduce la cantidad de cafeína, elimina las distracciones como la televisión o las computadoras de tu dormitorio y ve a la cama a la misma hora todas las noches.

Investigaciones muestran que las actividades como el tai chi, la yoga y los ejercicios de relajación no solo ayudan a reducir el estrés, sino que también aumentan el funcionamiento del sistema inmunológico. “Vamo’ a relajarnos mi gente”. 

Puedes utilizar la meditación como una herramienta para eliminar el estrés y relajarte. En este vídeo, Flori te enseña los pasos básicos para meditar: Beneficios de la Meditación y Relajación

 

5- Búsca ayuda. No te sientas mal si necesitas ayuda. Todos en algún momento lo hemos necesitado pero no lo decimos. Si continúas sintiéndote abrumado, consulta a un psicólogo u otro profesional de salud mental que pueda ayudarte a aprender cómo manejar el estrés de manera efectiva. Él o ella pueden ayudarte a identificar situaciones o comportamientos que contribuyen a tu estrés crónico y desarrollar un plan de acción para cambiarlos.

 

Espero que este contenido te ayude a simplificar tu salud y lograr actividades que te lleven a tu estado óptimo, sin importar si tienes alguna condición de salud.

Ahora te toca a ti:

Dime, ¿Qué estás haciendo para simplificar tu salud?

Bere

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.